Economía

Preocupación por el cierre de sucursales de Garbarino

La crisis de Garbarino es muy grave. La empresa está en una situación terminal: no pagan los sueldos a sus empleados, crece el cierre de sucursales y la página web prácticamente no funciona, porque la gente no está trabajando.

Hay una oferta de compra de un grupo inversor y un segundo interesado, según el economista. Lo que pasa es que «el que se quede con Garbarino está adquiriendo la deuda, que son casi 4 mil millones de pesos» y no se concreta la venta básicamente porque los nuevos dueños quieren sólo hacerse cargo de ese monto mientras que el actual propietario aparte pide más dinero. Entonces, no se ponen de acuerdo.

La mayoría de esos 4 mil millones de pesos «se los debe a los proveedores, es decir a fabricantes de heladeras, lavarropas y electrodomésticos en general, a quienes no les conviene que desaparezca Garbarino, que es una marca instalada a través de la cual sus productos se venden. Pero tampoco hay por su parte un plan de pagos, ni ningún tipo de plan de salvataje.

MDZ

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba