DeportesÚltimo momento

ESCÁNDALO EN BRASIL TRAS LA ELIMINACIÓN DE BOCA

El escándalo arrancó en la cancha, con el árbitro otra vez (polémico) anulándole un gol a Boca vía VAR con el cruce entre los jugadores de los dos equipos. Siguió con la eliminación por penales del Xeneize y terminó con el caos en la puerta del vestuario visitante: los muchachos de Miguel Russo quisieron ir a increpar a Esteban Ostojich, pero fueron reprimidos con gases de la Policía en la puerta de los camarines.

Volaron gases, vallas, manos, insultos. Los jugadores de Boca estaban sacados, no sólo por el bochorno del VAR, sino que se cruzaron feo con la Policía y con la gente de seguridad de Atlético Mineiro.

Los jugadores estaban en el vestuario mientras Miguel Angel Russo, Raúl Cascini, Leandro Somoza y otros directivos tuvieron un cruce de palabras con algunas personas de seguridad del Mineiro por lo que había sucedido, pero ése fue el inicio del papelón bochornoso y violento que se vino: los tonos comenzaron a elevarse, se plantó Cascini, volaron algunas piñas, se empezó a desbordar todo y hasta Russo comenzó a los empujones.
Los jugadores de Boca fueron llegando a la zona del desborde y todo fue para peor: Izquierdoz y Rojo comenzaron a las trompadas limpias con la seguridad brasileña, la policía empezó a lanzar gases lacrimógenos a los visitantes. El Patrón Bermúdez, otro miembro del Consejo presente, también estaba fuera de sí defendiendo a los suyos. Todo era un caos. Un desborde.

Todo terminó con la delegación de Boca buscando refugio en el vestuario atacado con gases por la Policía. Una barbaridad, una noche escandalosa de Copa Libertadores.

Boca todavía sigue en el estadio. La Policía quiere llevarse detenidos a Villa y a Zambrano y el mensaje desde adentro es «o nos vamos todos, o no se va nadie».

Fuente: Diario olé

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba