Mundo

Argentina refugia a los hijos de Evo: ¿también vendrá él?

Los dos hijos del presidente exiliado, Evo Morales, llegaron ayer a la Argentina cerca de las 16 en el vuelo LA 2401 de Latam, luego de una escala en Lima y después de que el gobierno de facto de Bolivia resolviera la autorización para que salgan del país con las debidas garantías. Evaliz Morales Alvarado y Álvaro Morales Peredo, ambos de 25 años, estaban asilados en la embajada de México en La Paz, y se especulaba con que viajaran a reunirse con su padre en ese país, pero finalmente tomaron la decisión de venir a la Argentina. No sólo por la cercanía, sino también porque sin duda el inminente cambio de gobierno resultará en un ámbito bastante más hospitalario que el que pudiera ofrecer el actual. De hecho, el propio presidente electo, Alberto Fernández, fue quien estuvo detrás del operativo que culminó ayer con la llegada a Ezeiza de los jóvenes Morales, a través de Jorge Argüello, político y diplomático peronista cercano a Fernández, presidente de la Fundación Embajada Abierta. «Alberto le pidió a Jorge especialmente que se dedicara al caso», confió una fuente del entorno albertista a Tiempo. Las gestiones habrían comenzado en el seno del Grupo de Puebla. Por eso en las negociaciones también estuvo involucrado el dirigente chileno de izquierda Marco Enriquez-Ominami, amigo de Alberto y con muy buenas relaciones con el gobierno mexicano de Andrés Manuel López Obrador. Es que la primera opción de la familia de Evo era México. De hecho, la cancillería boliviana había autorizado un salvoconducto para iniciar el trámite de asilo en ese país, que finalmente fue cancelado.

Hasta donde se pudo averiguar, los hijos de Evo fueron recibidos ayer por una comitiva encabezada por Argüello y no estaba claro si estaban de paso en el país o pensaban establecerse con miras a un futuro asilo que el gobierno de Fernández ya ofreció al mandatario boliviano forzado a renunciar. De hecho, ni siquiera la embajada boliviana en Buenos Aires habría sido parte del operativo. Ambos fueron recogidos en la pista, sin tomar contacto con una decena de representantes de la comunidad boliviana en Argentina que los aguardaba en la estación aérea. «Bienvenidos Evaliz y Álvaro», «No al golpe en Bolivia» y «La lucha sigue, el pueblo vence», eran algunos de los carteles que portaban los manifestantes.

Según confirmaron fuentes vinculadas a la diplomacia, los hijos de Morales no requerían ningún trámite especial para el ingreso. «Entran por aduana como cualquier ciudadano de país limítrofe». Hasta el momento tampoco estaba confirmado el pedido de un asilo político para ninguno de ellos. En realidad no lo necesitan, aunque sí pueda ser necesario un operativo en torno a su seguridad. Tampoco les cabe, como hijos de un mandatario, ningún tipo de protocolo oficial, por lo que la Cancillería no tiene necesidad de intervenir. Evaliz y Álvaro no ejercían ningún cargo oficial en el gobierno de su padre. Si bien tienen la misma edad, no son «mellizos» como confundió uno de los encargados del operativo, sino que son hijos de madres distintas.

Tiempo Argentino

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba